¿Cómo evitar que el teléfono móvil se convierta en un ‘chupete emocional’ de nuestros niños?

¿Cómo evitar que el teléfono móvil se convierta en un ‘chupete emocional’ de nuestros niños?

24
Julio 2019

Conoce cómo ejercer un plan de uso de la tecnología con nuestros hijos para contribuir positivamente a su salud emocional. Mira aquí algunos consejos para lograrlo.

Es cierto: los teléfonos móviles pueden ser muy efectivos para que nuestros hijos estén tranquilos y callados, sin embargo, utilizarlos siempre para este fin puede resultar perjudicial para su desarrollo emocional.

Por ejemplo, el uso indiscriminado de estas tecnologías, a modo de un ‘chupete emocional’, impide que aprendan a tolerar pequeñas frustraciones, lo que puede desencadenar en niños o adolescentes incapaces de contener sus emociones o de expresarlas de manera correcta.

La recomendación básica es crear un plan de uso de los medios digitales (teléfonos móviles, tablets o PC’s) de tal modo que los pequeños reconozcan que van a usar estas tecnologías pero por un tiempo limitado y con la debida supervisión, y que en ningún caso reemplazarán otras actividades importantes para su desarrollo, tales como conversar, jugar en casa o al aire libre, hacer ejercicio, descansar o dormir.

Entonces, si bien no hay nada escrito en piedra, lo recomendable es que los niños menores de dos años no tengan contacto con los medios digitales, ya que aprenden mejor al interactuar con sus papás y otros miembros de su familia.

Imagen: Perú Foto Stock

Se aconseja que los pequeños de entre 2 y 5 años utilicen los teléfonos móviles por un tiempo máximo de una hora al día. En ese sentido, los padres deben asegurarse que los contenidos a los que acceden sean de alta calidad, es decir, apropiados para su edad y educativos.

Y en cuanto a los niños más grandes y adolescentes (durante la primaria y secundaria escolar), si bien pueden tener mayor tiempo de acceso a estas tecnologías, se recomienda a los padres tener contacto en línea y mantener una constante comunicación, de tal forma que los menores sepan sobre la importancia de la privacidad y sean conscientes de los peligros que hay en la red, como los pederastas, el ciberacoso o el sexting. Si en la vida real, desde chicos, les recomiendas no hablar con extraños, la advertencia debe ser la misma para los entornos virtuales.

Además ten en cuenta que los niños son excelentes imitadores. Entonces, si te ven ejerciendo buenos hábitos digitales, te será más sencillo evitar o controlar el uso de teléfonos móviles al interior de tu hogar. En ese sentido, se recomienda crear espacios y momentos ‘sin tecnología’, tales como el desayuno, almuerzo o cena, las reuniones familiares o los dormitorios. Recuerda: todo entra por los ojos y tú debes predicar con el ejemplo.

Imagen: Unsplash

Mira el siguiente consejo que tenemos para ti