¿Qué es el grooming y cómo puedes combatirlo para que no afecte a tu hijo?

¿Qué es el grooming y cómo puedes combatirlo para que no afecte a tu hijo?

27
Noviembre 2019

Uno de los peligros más extendidos en Internet es el grooming o ciberacoso. Aprende a detectarlo para que puedas proteger de forma efectiva a tu hijo o hija menor de edad.

Las nuevas tecnologías han permitido pasos acelerados en cuanto al acceso a la información. Esto, bien utilizado, tiene muchos aspectos positivos, como haber mejorado los procesos de enseñanza, desde el colegio hasta las universidades. Sin embargo, también genera situaciones de riesgo que los padres deben tener en cuenta para proteger a sus hijos. Una de estas es conocida como grooming.

Se trata del ciberacoso o el acoso sexual a menores de edad que realizan adultos a través de comunicaciones electrónicas vía redes sociales, páginas webs, aplicaciones, etc. Los sujetos que realizan grooming contactan a sus víctimas y, mediante la manipulación o el engaño, consiguen ganarse su confianza a tal punto que los motivan a realizar acciones de carácter sexual.

Este tipo de acosador sexual de Internet crea un perfil falso en las redes sociales, salas de chat o plataformas de juegos en red y dice tener una edad similar a la de los menores acosados. Luego, a través de los datos que encuentran en los perfiles de sus potenciales víctimas (Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, etc.), averigua sus preferencias y gustos.

Su siguiente paso es ganarse la amistad del menor. Esto lo hace transmitiendo supuestas confesiones personales. El niño o niña, que no conoce del tema, le cree y con el paso del tiempo se consolida una confianza entre ellos. Este lapso puede variar: el acosador puede lograr establecer ese lazo sentimental mediante una sola comunicación, o le puede tomar meses o hasta años, teniendo como plataformas más comunes para interrelacionarse Facebook, Instagram, WhatsApp, así como los juegos en línea que tienen chats.

En cualquier caso, el menor deja de tener en cuenta que del otro lado hay un extraño. Es en ese momento que el acosador o groomer incorpora en sus comunicaciones el componente sexual de acuerdo a cuál sea su objetivo final: si busca pornografía infantil, empezará a pedirle al chico o chica que se tome fotos o videos; y si lo que quiere es llegar al abuso sexual, buscará pactar un encuentro físico.

Imagen: Andina

Y si el acosador consigue fotos o videos del menor, cuando este quiera negarse a seguir compartiendo imágenes de su cuerpo, es un hecho que el sujeto se quitará la careta y empezará a extorsionar a su víctima con hacer públicos esos contenidos en caso no le mande más material pornográfico.

En el Perú, otras modalidades para conseguir este tipo de imágenes, es prometer a los y las adolescentes trabajo como modelos o pasar castings para programas de televisión. Se debe tener en cuenta que más del 60% de víctimas de grooming tiene entre 12 y 15 años, en menor medida los chicos y chicas tienen 16 o 17 años, y solo un 5% de casos detectados tiene 8 o 9 años.

Acciones de prevención

Tu mejor arma para combatir el grooming es mantener un diálogo constante con tu hijo, en un ambiente de confianza, a través del cual lo concientices sobre este peligro.

Una conversación abierta con tu pequeño, le permitirá expresar lo que siente o lo que le está ocurriendo. En ese momento, tu hijo entenderá que, para evitar cualquier peligro, conviene no hablar de sexo por Internet, evitar publicar todo lo que hace en tiempo real, no publicar imágenes íntimas, tampoco aceptar invitaciones de amistad de desconocidos y hasta bloquear a ciertos usuarios sospechosos de su entorno.

De forma paralela, puedes establecer un control parental en los aparatos tecnológicos que tienes en casa. Por ejemplo, en las computadoras se puede restringir el acceso a las páginas web que contengan palabras como “sexo” o “drogas”. Incluso se puede programar que estos portales no aparezcan entre los resultados de las búsquedas que los chicos hagan en Google. También puedes restringir acciones como descargar archivos de Internet.

Imagen: Andina

Asimismo, luego de que tu hijo o hija deje la computadora o celular, puedes revisar el historial de navegación para que veas detalladamente qué páginas visitó. Otra acción necesaria es configurar la privacidad de sus perfiles en redes sociales para que sus contenidos solo sean visibles para familiares y amigos.

También se hace necesario acudir al colegio donde estudia tu hijo para pedir que se potencie la enseñanza de acciones de prevención ante delitos informáticos como el grooming.

Signos de alerta

Pero ¿cómo puedes saber si tu hijo o hija ya está siendo víctima de grooming? La primera señal es que no quiere, bajo ninguna circunstancia, que revises sus conversaciones privadas con amigos o conocidos. Incluso, si tú como padre te pones fuerte y exiges ver sus chats, es posible que ya tenga el cuidado de eliminar mensajes o que haya sido instruido por el propio acosador para que proceda de esa forma.

Asimismo, debes estar alerta a cualquier cambio en brusco en su comportamiento. En casos más severos, en los que el grooming está acompañado de una extorsión de índole económica, quizá empiecen a desaparecer cosas de valor en casa, como dinero, aparatos tecnológicos o joyas.

Si detectas un caso concreto de grooming, realiza las denuncias correspondientes, tanto en las redes sociales como acudiendo a las autoridades pertinentes.

Imagen: Andina

En el Perú, la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) de la Policía Nacional del Perú se encarga de investigar estos casos y la persona que sea hallada culpable de este tipo de accionar delictivo recibirá una pena de hasta ocho años de prisión efectiva. Si la víctima es un adolescente entre 14 y 17 años, la condena fluctúa entre los tres y seis años de cárcel.

Cifras

De acuerdo al estudio “Patrones de uso y abuso de las TIC entre adolescentes”, realizado por la Fundación Mapfre y el Instituto de Opinión Pública de la PUCP a través de encuestas a mil adolescentes de Lima y Arequipa, el 72% no bloquea a un desconocido que lo contacta a través de las redes sociales.

El 20% no conoce a la mitad de sus contactos;
El 25% ha recibido pedidos de índole sexual
El 50% tiene al menos dos perfiles de Facebook
El 50% conoce a alguien que ha tenido problemas de acoso o bullying
El 23% ha vivido en carne propia situaciones de Grooming

APPrendiendo en Familia es una iniciativa de Fundación Telefónica y Latina, la cual promueve tres pilares: familia, educación y tecnología. El objetivo es fomentar el uso de las nuevas tecnologías de manera positiva y utilitaria en un entorno familiar y educativo. ¡Únete y comparte este espacio donde hallarás información y consejos útiles para el progreso de tus hijos!

Mira el siguiente consejo que tenemos para ti